Monumentos de Gaucín

Castillo del Águila: Aunque se especula sobre su posible origen romano, ya que en los alrededores de Gaucín han aparecido varios restos romanos, sólo se tiene certeza de su existencia como fortaleza árabe a partir del siglo X. El castillo sirvió durante muchos siglos como torre de observación y control del valle del Genal, y presenció muchas batallas entre árabes y cristianos muriendo en una de ellas Guzmán el Bueno, personaje histórico muy conocido de la época de la reconquista. El castillo fue definitivamente conquistado por los cristianos en 1485. Más tarde sería ocupado por las tropas francesas en 1810, tras la guerra de independencia fue restaurado para albergar un pequeño grupo de soldados. Sin embargo, en 1843 explosionó el polvorín causando graves destrozos y conformando su aspecto actual. Hoy sólo quedan los restos de sus tres recintos amurallados y la torre del campanario o de La Reina desde la que se pueden contemplar las mejores vistas del conjunto del pueblo

Ermita del Santo Niño: Situada en el interior del Castillo fue construida en el siglo XVII. En ella se encuentra la imagen más venerada de Gaucín, el Santo Niño cuya festividad el 7 de Septiembre es una de las fiestas más importantes del pueblo.

Iglesia de San Sebastián: Erigida el 12 de Noviembre de 1487 y consagrada a San Sebastián. Magnífico ejemplo de arquitectura barroca popular, el retablo presenta tres cuerpos bien diferenciados, en madera dorada con imágenes de las cuales la más importante es la escultura de la Virgen de las Nieves.

Fuente de los Seis Caños: Localizada en un lateral de la Plaza de la Farola, fue construida en 1628 en un estilo barroco andaluz, está realizada en piedra arenisca y enmarcada por un frontón y dos pilastras. El frontal está dividido en espacios geométricos presentando seis rostros o fuentes que le dan el nombre. No se sabe que pueden representar estas seis figuras que hoy se encuentran muy estropeadas por la erosión. En la fuente encontramos la siguiente inscripción: “ESTA OBRA SE Y CO I MANDO HACER EL CABILDO D ESTA BILLA ANO 1628”. En la parte más alta está situado un escudo nobiliario que posiblemente fuese el del señorío, con una profusa decoración vegetal que prolifera en el barroco del XVII.

 

Convento de los Carmelitas: